Acompañados de sus familiares y profesores, 140 estudiantes de segundo año de Enfermería de la Universidad Autónoma de Chile en Santiago fueron investidos con los uniformes con que, a partir de las próximas semanas, asistirán a sus primeros internados clínicos.

En su discurso en representación de sus compañeros, Belén Campos sostuvo que “hoy se nos hace entrega de la vela de la luz de la Enfermería; del conocimiento que nos iluminará el camino de los actos del cuidado y que nos acompañará para el resto de nuestra labor como enfermeros”.

“Este uniforme no debemos considerarlo sólo como una prenda de vestir cualquiera. Simboliza la responsabilidad en nuestros actos, nuestras competencias teórico-técnicas, habilidades, cariño, respeto y, sobre todo, empatía”.

Añadió que “es nuestra misión llevarlo con orgullo. Quererlo y respetarlo. Porque guardará emociones, alegrías, tristezas, recuerdos, temores, experiencias y sentimientos que nos conducirán a realizar un cuidado con un profundo sello humano”.

“Hoy es el primer día de esta inmensa escalada de trabajo, esfuerzo, valentía y perseverancia, que será muchas veces agotador. Pero al final del día pasará a ser significativamente gratificante cuando veamos a un paciente sonreír”.

Junto con agradecer el permanente apoyo y acompañamiento de sus padres, Belén subrayó que sus docentes “se preocupan día a día de nosotros, nos exigen más porque saben que podemos ser mejores. Nos motivan, alientan y ayudan a perfeccionarnos”.

“La universidad nos ha dado la oportunidad de poner en práctica lo aprendido mediante simulaciones, de ser personas con pensamiento crítico y capaces de resolver problemas, innovadores y creativos. Nos ha dado las herramientas para ser los mejores”.

La ceremonia de Investidura fue encabezada por el Vicerrector de la sede Santiago, Francisco Baghetti, y la Secretaria Académica de la Facultad de Ciencias de la Salud, Pamela Maureira.

Menú
Open chat
X