Más de 28 mil atenciones desde su creación a la fecha, con un nivel de solución que supera el 90%. Esas son algunas de las estadísticas de la Clínica Jurídica y Social de la Universidad Autónoma de Chile, que pese a existir desde marzo de 1994 hoy inauguró oficialmente su nueva casa, en Prat 055, junto frente a la Fiscalía Regional, en Temuco.

Una ceremonia solemne que contó con la participación de destacados invitados y que tuvo como eje central el aporte que esta dependencia significa para la comunidad, especialmente para ciudadanos de escasos recursos y vulnerables.

Eliada Cid Sandoval, coordinadora de la Clínica Jurídica, señaló que anualmente atienden a mil 500 usuarios en promedio, principalmente en materia de familia. Esto es pensión de alimentos, divorcios, cuidado personal de menores, violencia intrafamiliar y medidas de proyección y adopciones, entre otros.

Hoy, a algo más de 23 años de su creación con fines curriculares, la clínica ha variado su misión y propósito, convirtiéndose en una instancia concreta de vinculación con el medio

Francisco Ljubetic, vicedecano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y director de la Carrera de Derecho de la Universidad Autónoma de Chile en Temuco, explicó que la Clínica nació con un propósito curricular y en el contexto de la asignatura de Clínica Jurídica, que es el ramo práctico donde los conocimientos teóricos recibidos durante la formación en aula se plasman en actividades reales de atención de usuarios con problemas también reales y concretos, que buscan ser atendidos.

“Hoy atiende innumerables necesidades e inquietudes de usuarios y da satisfacción de manera tremendamente eficiente, porque el nivel de solución de caos que tiene la Clínica supera el 90% de los que ingresa, lo cual efectivamente da lugar a entender que estamos en una tarea en beneficio de la comunidad que es real, que es sensible, que efectivamente se materializa y los propios usuarios lo ven en carne propia a través de las soluciones que recibe”, puntualizó el académico.

Por su parte, el vicerrector de la Universidad Autónoma de Chile en Temuco, Emilio Guerra, destacó que si bien se inaugura una nueva casa, no es algo nuevo el servicio y atención que se ha prestado a los usuarios desde su creación en el año 1994.

“Esto reafirma lo que es la vocación pública de nuestra universidad. Ya la reafirmamos el año pasado, cuando quisimos entrar a la gratuidad. Somos una universidad privada que se la juega por la gente que realmente necesita tener acceso a condiciones educacionales de alto estándar, porque el país así lo necesita y la sociedad así lo exige. Entonces, cuando decidimos tomar este compromiso de la gratuidad, venía atrás de sí una serie de otras actividades que nosotros veníamos haciendo y que tienen que ver con la vocación pública y la generación de bienes públicos», señaló la autoridad.

Añadió que «esta Clínica que existe hace más de 23 años, también tenemos la Clínica Integrada de Salud, la Clínica Kinésica, la Psicológica, la Clínica Financiera, etcétera. Un conjunto de actividades que realiza la universidad en beneficio de los más necesitados y vulnerables. Y esto nos trae mucha satisfacción, porque además formamos a jóvenes que serán buenos profesionales, excelentes personas y ciudadanos cívicamente responsables”, enfatizó Guerra.

Menú
Open chat
X