Más de 300 espectadores disfrutaron de la función de “Jodida… pero soy tu madre”, monólogo de Roberto Nicolini, a beneficio de la Corporación para Ciegos, que brinda apoyo y acompañamiento para potenciar el desarrollo personal y la autonomía de personas con discapacidad visual.

La presentación se realizó en el Auditorio de la Universidad Autónoma de Chile en Providencia y finalizó con un emotivo mensaje del destacado actor que, sobre el escenario y en compañía de directivos y voluntarios, destacó la importancia de la labor que ha venido desarrollando esa institución por más de 30 años.

“Hemos hecho muchos eventos y creo que este ha sido definitivamente uno de los más exitosos”, señaló su directora ejecutiva, Javiera Acuña.

“Estoy gratamente sorprendida por la recepción de la gente. Sobre todo porque este Auditorio estaba repleto y porque realmente Roberto logró hacer reír y emocionarse a todo el mundo como no lo había visto en mucho tiempo”.

La Corporación para Ciegos atiende a más de 500 personas de todo el país a través de diversos programas, cursos de capacitación y talleres culturales. Uno de sus primeros servicios fue la grabación de audiolibros, que hoy distribuye gratuitamente en formato digital.

Para Nicolini, se trató de una demostración de cómo el teatro puede estar a disposición de causas tan relevantes como el apoyo a personas en situación de discapacidad.

“El humor que no sana no tiene razón de ser”, sentenció. “Cuando lees un libro ya no te sientes solo, pero cuando eres no vidente y alguien tiene que leerte, se aprecia el doble el valor de lo que estas aprendiendo a través de la lectura”.

Subrayó además el apoyo de la Universidad Autónoma de Chile y cómo a su juicio, ha logrado vincularse con la comunidad a través del arte y la acción social.

 

Menú
Open chat
X