La carrera de Enfermería está aplicando una serie de métodos de enseñanza relacionados con la práctica clínica de sus estudiantes, tendientes a recrear situaciones de atención lo más fieles posible a la realidad.

En ese contexto, se agregó al proceso educativo de los alumnos el Sistema de Pacientes Estandarizados, un proyecto que busca que los futuros profesionales de Enfermería tengan contacto con pacientes reales con los que pueden trabajar tanto las habilidades técnicas como las de comunicación.

Para ello, la universidad, a través de su Centro de Simulación Clínica que dirige la enfermera Marta Troncoso, realizó un proceso de capacitación de personas pertenecientes a distintos sectores de la capital regional, quienes recibieron las herramientas necesarias para poder desempeñar un papel dentro del proceso de simulación.

Luego de ello, los estudiantes de Enfermería se enfrentaron a este escenario simulado con un paciente real, alguien que sabe qué tiene que decir, qué debe contestar, cómo comportarse, de manera que alumno pueda realizar un proceso de entrevista, aplicar los conocimientos teóricos y técnicos, y desarrollar habilidades blandas que le sirvan para establecer una relación terapéutica con la persona a la que está atendiendo.

La docente de Enfermería, Ana María Alarcón, explicó que este es un método de enseñanza relativamente nuevo que se viene a sumar a otros con los que cuenta la universidad como es, por ejemplo, el uso de fantomas de alta tecnología que se pueden comunicar, respirar o mover los ojos, pero con los cuales nunca se llega a generar situaciones tan reales como con un paciente. “El fantoma puede hablar y moverse, y allí los alumnos pueden aplicar técnicas, pero no se da la relación humana, no se puede interpretar sus gestos, tener simpatía y empatía con ese paciente, hecho que sí se obtiene con el real que puede ser un paciente sano o con desviación de salud, lo que hace que sea realmente vivido y enfocado con todo lo que significa la técnica, los procedimientos correspondientes y, además, la relación terapéutica que es lo que más nos importa, formar profesionales integrales y no solo técnicos”, dijo Alarcón.

Los estudiantes de Enfermería valoraron el nuevo método de enseñanza, del cual dijeron les permite capacitarse en escenario más reales y poder tener información de retroalimentación respecto de las cosas buenas y malas que están haciendo al momento de enfrentarse a la simulación clínica. “Es una experiencia gratificante, llenadora en todos los ámbitos, porque uno aprende más que la técnica, también el contacto significativo que hay con el paciente. Ese es un aspecto que tenemos que llevar durante toda nuestra vida, entonces creo que es una instancia que nos da la universidad que es muy valorable y que en verdad agradecemos que con el correr de los años se hayan ido instaurando este tipo de prácticas para nuestra formación”, dijo la estudiante Teresa Navarro.

 

Menú
Open chat
X