Cantar, participar de dinámicas de grupo y levantar un campamento, son mucho más que actividades recreativas. Para las personas con discapacidad intelectual, son ejercicios vitales que contribuyen a su empoderamiento.

¿Tiene algo que ver eso con la terapia ocupacional? “Son instancias que permiten identificar los contextos que favorecen la inserción social, donde el trato y la interacción entre ellos y con otros individuos se de en condiciones igualitarias”.

Así lo explica Constanza González, estudiante de cuarto año de la Universidad Autónoma de Chile. Junto a otro medio centenar de compañeros de esa carrera, participaron activamente como voluntarios en el último Jamboree nacional organizado por Coanil.

Al encuentro, que se extendió por tres días, asistieron cerca de mil personas, entre usuarios con discapacidad intelectual de todo el país, docentes, apoderados, educadores de trato directo, voluntarios y administrativos de esa fundación.

“De esa experiencia aprendimos muchísimo, sobre todo acerca del trabajo de nuestra futura profesión en el área de salud mental. Es fundamental acceder a oportunidades de llevar a la práctica los conocimientos y darnos cuenta que sí se puede trabajar de una forma útil”, dice Constanza.

“Ya llevamos un tiempo trabajando en distintas iniciativas conjuntas con la Universidad Autónoma de Chile”, dijo Luis Villar, coordinador de Voluntariado, Socios y Proyectos de COANIL, al explicar por qué se invitó a estudiantes de Terapia Ocupacional solo de esa casa de estudios.

Una de esas actividades fueron las Olimpíadas Especiales del 2014, en las que participaron cerca de 300 jóvenes provenientes de las 29 escuelas especiales que mantiene esa institución a lo largo del país.

A su juicio, las competencias que han adquirido los alumnos durante su formación profesional, están muy vinculadas a la población objetivo que atiende la fundación. Eso favorece algo tan relevante como una interacción fluida con personas con discapacidad.

“Estamos agradecidos del desempeño que han mostrado, de la actitud y la calidad del trabajo que hicieron. Sabemos que para ellos también fue una experiencia de aprendizaje importante, porque llevaron a un terreno concreto, las características de un tipo de usuarios con los que podrían trabajar en el futuro”.

Para Villar, además de fortalecer sus competencias disciplinares y profesionales, reafirma su vocación por la carrera que están estudiando.

Menú
Open chat
X