El contexto de pandemia ha llevado a que los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) y la inversión en general en Chile disminuyan. No obstante, se trata de un fenómeno global.

Hasta agosto del 2020, se tenían cifras positivas en los flujos nacionales de IED comparados con año 2019 (11% más). Sin embargo, el panorama se vio modificado. Chile presentó al mes de octubre de 2020 una caída del 29% en el flujo de IED, comparado con el mismo período de 2019, lo que es consistente con la situación mundial.

Al analizar el escenario de inversión pospandemia, el director de la carrera Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión de la Universidad Autónoma de Chile en Talca, Osvaldo Nogales, refiere que la política pública, implementada por la Agencia de Promoción de Inversiones para Chile, (InvestChile) está puesta en la IED asociada a los nuevos proyectos de inversión, en los que sectores nuevos como los servicios globales han representado una importante contribución, principalmente en la cantidad de atenciones. No obstante, los sectores de energía y minería actuales, son los principales destinos de inversión en el año 2020.

“El sector energía, a través de proyectos de Energía Renovables No Convencionales, se ha potenciado por el reconocimiento de Chile como el país emergente más atractivo para invertir, lo cual se explica por la diversificación de matriz energética que adjudicó a empresas de esta industria los próximos contratos de suministro eléctrico que alimentan el SIC, así como la minería, principalmente el cobre, potenciada por el buen precio actual. Destaca, además, el potencial que tienen el hidrógeno verde y el litio, como nuevas fuentes de energía”, observa Nogales, quien destaca que países como China han pasado de ser un socio comercial importante a un país inversionista destacado, siendo incluso el principal socio con atenciones de InvestChile en 2019.

 

CHINA COMO SOCIO

En el último año se registran las compras de State Grid por US$3.000 millones de la distribuidora eléctrica chilena CGE. Además, China Railway Construction Corporation (CRCC), presentando la oferta más baja por la nueva concesión del tramo Talca-Chillán de la Ruta 5 Norte-Sur, se adjudicó el contrato vial por US$804mn y a finales del año pasado, un consorcio integrado por CRCC y Sifang se adjudicó un contrato de US$70mn para suministrar seis nuevos trenes al servicio ferroviario Santiago Alameda-Chillán.

Durante el primer semestre del 2020, las inversiones chinas en proyectos activos en Chile totalizaron US$4.600mn, según InvestChile, cifra ya muy cercana a los US$4.900mn registrados durante todo 2019.

“Sin duda las inversiones del gigante asiático se mantendrán en los próximos años por toda Latinoamérica, en especial en rubros como minas de metales preciosos, líneas férreas, en general infraestructura, y energía”, refiere Nogales.

El académico sostiene que la IED representa una oportunidad de desarrollo, en la medida que se trate de inversión que genere desarrollo y nuevos empleos, más allá que el cambio de propiedad de una empresa que ya está instalada. Es por esto que se requiere una estrategia que atraiga inversiones del extranjero hacia sectores que permitan mejorar la posición estratégica de Chile e incorporar industrias de mayor valor agregado a la matriz productiva, principalmente al sector exportador, clave en todo modelo de desarrollo.

 

ESTRATEGIA DE FOMENTO

El país ha definido la Estrategia de Fomento de la Inversión Extranjera de Chile, que priorizó sectores como minería, industria alimentaria, servicios tecnológicos exportables, financiamiento e innovación, energía, infraestructura y turismo.

Para Nogales, en minería, “por la evidente correlación con el precio del cobre, la recuperación del precio de este debiera implicar una reactivación de la inversión”. Los focos centrales de la política pública para este sector, se encuentran en empresas mineras junior (con un enfoque principalmente en cobre y luego en oro secundario) y con interés en operaciones latinoamericanas, empresas enfocadas en proyectos de exploración y con interés en América Latina, fondos de inversión y capital de riesgo enfocado en proyectos mineros o de exploración.

Respecto de la industria alimentaria, los focos centrales son, entre otros, las empresas interesadas en la producción/transformación/exportación de alimentos procesados, con foco en recursos agrarios, pecuarios y marinos, producción de insumos alimentarios de origen natural, con foco en la agroindustria, producción de envases y “packaging” de cartón, plástico y vidrio, con foco en tecnologías y alternativas de embalaje sustentables.

Para citas un tercer caso, en turismo los focos centrales son: inversionistas con interés en la cartera de terrenos fiscales para concesiones, turismo de intereses especiales y nuevas experiencias, centros de convenciones, alojamientos, parques temáticos, conectividad terrestre y aérea, y astroturismo.

Nogales aprecia una recuperación de la IED. Sin embargo, sostiene que la redacción de una nueva Constitución y el cambio de tendencia política en las últimas elecciones, lo que significó la renovación las autoridades locales (municipios), gobernadores regionales (por primavera vez), así como de los convencionales constituyentes, agrega incertidumbre para el inversionista extranjero.

Menú
Open chat
X