Abogados analizaron los alcances de la política criminal y el resgurado del orden público

“Política criminal y resguardo del orden público” es el nombre de la conferencia organizada por la carrera de Derecho, la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Chile y el Instituto de Ciencias Penales de Chile (ICP) que trato temáticas como el derecho penal, las políticas criminales y su funcionamiento.

La instancia fue moderada por el académico de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Chile, Dr. Francisco Bedecarratz,  quién explicó que derecho penal «busca resguardar la vigencia de normas básicas de convivencia y garantizar la coexistencia pacífica de todos los integrantes del grupo social, a través de la amenaza de una pena, para el caso que se infrinjan dichas normas”.

Además enfatizó en que, con el fin de adaptarse a una sociedad en constante cambio, el derecho penal está continuamente en estudio y sufre reformas que le permiten adaptar su regulación a los cambios sociales, por lo que “se van creando diferente delitos, aumentado o disminuyendo penas y en general perfeccionamiento el ordenamiento punitivo”, detalló Bedecarratz.

Actualmente existe una problemática que aqueja a los jueces que crean y modifican aquellas reglas, ya que estas no son estáticas, por lo que el sistema penal tiene la misión de modificarlas constantemente. Esto se complejiza en procesos agilizados de ámbitos social, como lo son los movimientos sociales,  lo que lleva a que el sistema judicial suela ser cuestionado.

“De todas las políticas públicas es la política criminal, la más política de todas”  

La primera exposición estuvo a cargo del profesor de derecho penal de la Universidad de Chile, , Luis Felipe Abbott, quien entre algunos temas habló sobre la importancia de que las políticas criminales, y las políticas en general, deben ser basadas en estudios y evaluaciones. “Un diseño de políticas públicas responsable debe ser basado en fundamentos empíricos”, afirmó.

Además Abbott recalcó que “de todas las políticas públicas es la política criminal, la más política de todas”  y es un espacio altamente sensible en contaminarse con fenómenos como lo es el populismo penal. Sobre lo último el académico explicó que populismo penal se refiere a “cualquier fenómeno que adquiere visibilidad mediática, responde con incremento de penas, con reducción de las posibles beneficios aplicables a penas privativas de libertad”.

Sobre lo anterior, el académico aclaró que esto genera retrocesos a la garantía del derecho penal, por no cumplirse los debidos procesos y también surgen fenómenos como la denuncia “al excesivo garantismo que puede tener nuestro sistema procesal penal, incrementando y dotando de más recursos, y de más facultades de control ,por ejemplo,  a los organismos policiales” comenta.

En cuanto a lo último Abbott mencionó los déficits que hay en los organismos policiales, como por ejemplo la desconexión que existe, frente a determinados temas, entre el mundo político de las autoridades civiles y los efectivos policiales. En cuanto a la región, el académico ejemplificó lo anterior con el caso Huracán y el caso de Camilo Catrillanca.

“A partir de octubre hemos podido constatar esa distancia, cuando en repetidas oportunidades, por medio de sendos informes, han recomendado la toma de ciertas medidas al gobierno y quienes han permanecido indiferentes a estas recomendaciones , entre ellos la revisión de protocolos del uso y resguardo del orden público” comentó.  Además enfatizó en que la política criminal es responsabilidad de varios actores “esta política interpela a todas las instituciones que disponen de la facultad de intervenir en el que hacer penal”, afirmó, haciendo alusión al llamado estallido social.

El académico mencionó que los medios de comunicación como actores participantes de esta política “deberían llevar adelante un proceso de autocrítica importante en torno a las líneas editoriales, a las formas como se entrega la información y  ajustar o perfeccionar la forma de cómo recopilan, procesan y dan esa información al público”.

 Tranquilidad y orden público

Por último el profesor de derecho penal de la Universidad de Talca, Dr. Francisco Maldonado, habló sobre la tranquilidad pública y la relación con el orden público que “suponen un estadio intermedio entre el derecho individual y el derecho de los demás” comentó.

La conferencia está disponible aquí: https://cutt.ly/4fRFtKZ

Menú
Open chat
X