30 octubre, 2018

Como cada año, la Universidad Autónoma de Chile realizó un operativo social con el objetivo de brindar atención gratuita a los vecinos de un determinado sector. Este año, la acción universitaria se desarrolló en la Escuela Esperanza, perteneciente a la zona nororiente de la ciudad de Talca.

En el operativo multidisciplinar participaron las carreras de Kinesiología, Fonoaudiología, Medicina, Obstetricia y Puericultura, y Enfermería, que con diferentes stands brindaron a los pacientes, además de atención, orientación y educación en diversas áreas de la salud.

El director de Extensión y Comunicaciones, Mg. César Hernández, destacó la importante actividad. “La Universidad Autónoma de Chile todos los años realiza una acción social en algún sector de la ciudad de Talca o sus alrededores. Esta vez hemos venido a la Escuela Esperanza que está en el centro de muchos sectores importantes del nororiente de la ciudad. Hemos detectado necesidades, y como lo indica nuestra misión y visión que es hacer vinculación con el medio, hemos venido a satisfacer esas necesidades con esta visita de profesionales y estudiantes de los últimos niveles de varias carreras de nuestra universidad. Hacemos de esta manera una real y efectiva vinculación con el medio”, afirmó Hernández.

Los representantes de la Escuela Esperanza dieron cuenta de lo relevante que es para ellos recibir la ayuda de la institución de educación superior. “Primero es un acercamiento de toda la comunidad hacia la escuela, un puertas abiertas, y también la participación de una entidad tan importante como la Universidad Autónoma, que puede traer carreras que de una u otra manera están insertas en el área social, es de gran ayuda para la comunidad de nuestra escuela”, subrayó Leontina Cáceres, Encargada de Convivencia Escolar del establecimiento.

Una de las beneficiadas con la atención fue Nelly Lara, vecina del sector, que llegó hasta la Escuela Esperanza para recibir atención en las distintas áreas. “Yo lo encuentro sumamente bueno porque es gratis, toda la gente de alrededor debería venir, yo vivo por acá cerca así que no me costó nada llegar. Fui al kinesiólogo por un malestar que tenía en la espalda, después pasé al fonoaudiólogo y ahora fui a hacerme el Examen Preventivo del Adulto”, finalizó Lara.

Esta acción es de gran significación para el la institución de educación superior, ya que cumple de forma simultánea con varios aspectos de su misión y, además, permite que los estudiantes pongan en ejecución la Responsabilidad Social Universitaria y conviertan el aprendizaje adquirido en el aula en un servicio para la comunidad.