13 mayo, 2019

La Encuesta de Opinión Pública CEGES-Maule 2019 presentó sus resultados dando a conocer las principales preocupaciones que aquejan a los talquinos en su vida diaria y que resultan ser temas relacionados con la salud, el empleo y los sueldos.

El estudio destacó también la percepción positiva de los encuestados sobre las ventajas de vivir en la capital del Maule, pero igualmente reveló el deseo de migrar fuera de la región, especialmente entre la población más joven.

Estas fueron parte de las principales conclusiones del estudio realizado por el Centro de Estudios y Gestión Social del Maule (CEGES), perteneciente a la Universidad Autónoma de Chile, derivadas de una encuesta realizada durante los meses de octubre a noviembre de 2018 a hombres y mujeres mayores de 18 años en la ciudad de Talca.

Los resultados de este estudio fueron presentados por los académicos Felipe Tello y Jaime González, quienes explicaron que la encuesta abordó, en otras temáticas de interés regional, la percepción ciudadana sobre la situación económica, la atención de servicios públicos y privados, y la opinión local sobre la migración extranjera en la región.

DISPAR PERCEPCIÓN ECONÓMICA
Sobre la percepción de la marcha de la economía los resultados señalan que un 44, 2% de los talquinos piensa que la situación “no es no buena ni mala”,  mientras un 33,9% asume que “es mala”, y un 8,5% declaró que “es muy mala”. Por el contrario, un 12,4% afirma que la situación económica de la región, “es buena”. Una apreciación similar se refleja cuando se consulta acerca del futuro económico: un 52,2% señala que la situación “no mejorará”, en tanto, un 25,2% cree que será “peor que la actual”, frente a un 20,4% más optimista que dice que la situación económica “mejorará”.

SERVICIOS DE LA CIUDAD, DE DULCE Y AGRAZ
En lo que respecta a la evaluación de los servicios públicos y privados, los talquinos evaluaron de forma positiva a sus servicios comerciales como “supermercados y tiendas comerciales”, educacionales en el nivel “universitario”, la atención en clínicas privadas, empresas de agua potable, gas y electricidad, transporte público y medios de comunicación locales.

Por el contrario, la evaluación deficiente se centró en el sistema de pensiones, la atención en los consultorios y hospitales, la administración de justicia, la seguridad ciudadana, la atención de salud tanto pública (Fonasa) como privada (Isapres), así como también la infraestructura de obras públicas en general.

MIGRACIÓN, UNA VISIÓN MATIZADA
En cuanto al tema de la migración internacional, los talquinos mostraron tener una visión bastante equilibrada de este fenómeno. Por un lado, la mayoría de los encuestados dijo estar “de acuerdo” o “muy de acuerdo” con que, tanto chilenos como extranjeros que cuenten con permiso legal de residencia, posean los mismos derechos. Sin embargo, por otro lado, indicaron estar “de acuerdo” o “muy de acuerdo” con que extranjeros que vivan de forma ilegal en Chile deban ser expulsados del país.
Los encuestados fueron más críticos en cuanto a las consecuencias de la migración en la prestación de servicios públicos, especialmente en la educación y la atención de salud. En este sentido, más que una crítica a los migrantes internacionales, las dudas que presentan los encuestados atañen a la capacidad de los servicios públicos de acoger la demanda de la nueva población, sin empeorar aún más su calidad de atención.

VENTAJAS DE VIVIR EN TALCA Y BRECHA GENERACIONAL
Respecto a las características de la ciudad de Talca, los encuestados resaltaron sus atributos señalando que es un lugar económico, “barato” y seguro para vivir, ambas características atractivas para quienes deseen formar familia. En cambio, los atributos negativos se centraron en la falta de una buena oferta de servicios.

Principalmente, la crítica estuvo dirigida a la calidad de atención que entregan los servicios públicos, definiéndola como “deficiente” o “mala”. Se sumó a ello, la percepción que la oferta local cultural y de entretención es muy “reducida”.

Así también, los talquinos señalaron que “es difícil encontrar un puesto de trabajo”. En este aspecto, el estudio indagó en las opiniones de los talquinos frente a la posibilidad de emigrar dentro del país para alcanzar mejores expectativas de vida.

Para ello, a los encuestados se les consultó si “dejarían la ciudad ante la posibilidad de tener mejores oportunidades laborares o de estudio en otra ciudad”. Frente a la consulta, un 26,1% señaló que “se iría inmediatamente”; al contrario, el 24,5% afirmó que “no se iría por ningún motivo”. El resto de los encuestados presentó una opinión ambivalente.

Esta pregunta presentó grandes diferencias por edad del entrevistado. Mientras la población más joven (en el rango de 18 a 35 años) manifestó una mayor voluntad de migrar, especialmente por razones laborales o de estudio, los adultos (de 36 a 60 años) reportaron que podrían considerar esta posibilidad, aunque “la decisión estaría mediada por su familia y la tranquilidad que ofrece Talca”. En cambio, los adultos mayores a 61 años, no consideraron la migración
interna como un plan de vida.