5 noviembre, 2018

“Chile, escucha tu cielo” fue el nombre de la actividad que convocó a treinta niños con visión reducida o nulas de las escuelas Standar y Campos Deportivo en la Universidad Autónoma de Chile.

La jornada liderada por la astrónoma Angie Barr y la coordinadora de la Unidad de Inclusión, María Elena Bello, permitió que los escolares escucharan una gama variada de sonidos con el fin de estimular su imaginación en torno a cómo son las estrellas, entre ellas el sol.

Según explicó la astrónoma “los sonidos que escucharon los niños representan los procesos que ocurren en las distintas capas del sol, desde el núcleo hasta la superficie, proceso que fue acompañando con modelos de impresión 3D de distintas áreas y superficies de nuestro astro rey”.

Agregó que “esta clase de actividades son las que contribuyen a orientarnos hacia un paradigma educacional distinto al actual que rige en Chile, en donde el concepto “discapacidad” debe ir transmutando hacia uno de “capacidades distintas”, entendiendo que cada ser humano posee una forma única de entender la realidad que lo rodea y, por lo tanto, una forma de aprendizaje distinta a otros. Por ello, no nos debe resultar paradójico que se enseñe astronomía a niños con visión reducida o nula, dado que ello no es la característica que define a estos estudiantes, sino más bien entender que todos poseemos una variada gama de habilidades, herramientas y competencias cuyo desarrollo depende de la capacidad educativa de nuestro sistema de innovar en nuevos métodos de enseñanza, potenciar el desarrollo de habilidades socio-emocionales y proyectar la educación como un proceso que da a luz a un ser humano integral”.

Para Graciela Sandoval, educadora de párvulos , esta experiencia”fue maravillosa para nuestros niños. Es muy distinto trabajar con salas implementadas como estas, con materiales,  son invaluables para los alumnos”.