6 marzo, 2018

En una emotiva ceremonia, 29 alumnas de cuarto año de la Carrera de Educación Parvularia de la Universidad Autónoma de Chile fueron investidas y hoy se incorporan a distintos centros educativos tradicionales y no convencionales, para poner en práctica los conocimientos adquiridos en las aulas.

En la actividad, que contó con la activa participación de familiares y amigos, la directora de Carrera Marianne Boelken, destacó la importancia de esta ceremonia como un hito en la formación profesional de las jóvenes.

“El concepto tiene que ver con que hay un paso relevante que se transforma en un hito, que es cuando las alumnas visten su uniforme de educadoras de párvulos y realizan su prácticas profesionales”, dijo.

En la ocasión, la académica puso especial énfasis en la permanente actualización de las mallas curriculares, con el objetivo de ir cumpliendo con los requerimientos del sistema educativo del país.

“De hecho el próximo año corresponde un rediseño de la malla, porque ha cambiado la política educativas y hay nuevas bases curriculares para la educación parvularia”, puntualizó, junto con manifestarse satisfecha con la evaluación que han hecho los centros de práctica respecto del desempeño de las alumnas de la casa de estudios.

“Nuestras estudiantes gozan hoy de un privilegio que es inédito en el ámbito  profesional y es que hay prácticamente un ciento por ciento de empleabilidad. No hay que olvidar que hubo un aumento importante de cobertura -por la política pública- que está necesitando y demandando gran cantidad de educadoras de párvulos. Así, una vez que salen,  inmediatamente son contratadas”, concluyó.