13 marzo, 2018

El Jardín Infantil y Sala Cuna de la Universidad Autónoma de Chile dio inicio al año escolar, retornando a las actividades con sus tres niveles: sala cuna heterogénea, medio menor y medio mayor, institución que en su quinto año de funcionamiento, cuenta con 76 matriculados y el número de alumnos nuevos alcanza los 24, distribuidos en los diferentes niveles.

En lo respectivo a contenidos tratados en el centro educativo, que el año pasado fijo sus aprendizajes en el conocimiento del inglés, este año, y sin dejar de lado el idioma, las materias a tratar van de la mano de la ciencia y del desarrollo artístico de los alumnos. Para ello, se realizará la implementación de talleres en distintas disciplinas, según explicó la directora del establecimiento, Magíster Javiera Ruperthus. “En el 2018 esperamos seguir proyectando el idioma inglés, pero además se incorpora un nuevo plan de ciencias que vamos a trabajar con los niños. Asimismo, en las tardes se van a impartir diferentes talleres que van a reforzar el área artística en los pequeños, siendo de libre elección por lo que las familias pueden inscribir a sus hijos en los cursos que deseen según las habilidades artísticas que presenten sus niños. Existirán talleres de teatro, danza, yoga, cocina, arte, pilates, entre otros”, destacó Ruperthus.

Para los alumnos nuevos, el primer día de clases es de gran importancia, ya que durante esta jornada conocen a sus compañeros y enfrentan el proceso de adaptación al separarse de sus padres. Así lo indicó la apoderada Vanesa Tapia, mamá de la pequeña Isabella. “Ella nunca había estado en un jardín, es primera vez.  Yo estaba muy nerviosa porque como es hija única y todos son mayores, no había estado relacionándose con más niños y tiene pocos amigos donde vivimos. Hace como dos semanas le empezamos a decir que iba a venir al jardín, que iba a estar con más niños, entonces hoy día se despertó súper feliz y quería venirse luego. Yo la veo bien, entonces eso me tranquiliza a mí”, afirmó Tapia.

Por su parte, Pablo Gatica, papá de Amanda, alumna nueva del establecimiento, destacó la labor de las educadoras de párvulos, quienes recibieron a los niños con canciones, juegos y dinámicas. “Se ve un personal que es cariñoso con los niños. Es el primer día de mi hija en el jardín, pero yo la veo ambientada ya en la sala, compartiendo y jugando con sus compañeros”, finalizó Gatica.

El director de Extensión y Comunicaciones de la casa de estudios, Magíster César Hernández, señaló que “esta es una instancia real de vinculación con el medio de la Universidad Autónoma de Chile, tanto interna como externa”, agregando que el Jardín Infantil y Sala Cuna favorece a estudiantes y funcionarios de la universidad, como también a la comunidad del entorno que cumple con los requisitos establecidos por la JUNJI para ingresar.