16 mayo, 2019

Como es tradición los estudiantes de la carrera de Fonoaudiología prestaron juramento en marco de la ceremonia de investidura dando paso a su etapa clínica en su desarrollo como futuros profesionales.

Esta actividad fue generada desde el cuerpo docente de la carrera para entregarle a los alumnos y a las familias de ellos una “marca”, donde comienzan a utilizar su uniforme clínico e inician un proceso donde ya están capacitados para atender pacientes, bajo la supervisión de fonoaudiólogos docentes de la universidad.

Los estudiantes de cuarto año podrán trabajar en la comunidad en áreas de educación, educación especial y salud, “sabiendo la responsabilidad que implica atender pacientes, las consecuencias que implica estar a cargo de personas que tienen dificultades y que son dependientes de los profesionales de la salud por el estado que se encuentran. También a respetar a los otros profesionales, asimismo, a sus pacientes que habitualmente son vulnerables y a compartir conocimientos con el resto de sus compañeros y otros profesionales con quien se encuentren en sus centros de práctica” detalló sobre su quehacer profesional el director de la carrera de Fonoaudiología, Juan Bastías.

La carrera lleva actualmente 9 años en la universidad y el 2020 cumpliría los 10 años de trayectoria, con más de 50 convenios en centros de práctica en el área de la salud, educación y educación especial. María Victoria Díaz, secretaria de estudio de la carrera de Fonoaudiología, hizo una invitación a todos los estudiantes a que “perseveren, a que mantengan sus sueños, los persigan y los logren”.

Como todos los años, en esta ceremonia se destaca al estudiante con mayor puntaje de su generación, siendo el caso de Nicole Coliñir, alumna de cuarto año quien manifestó sentirse “muy feliz, sobre todo porque yo vengo de una deserción académica y ahora estoy inmensamente contenta en esta nueva carrera con mucho esfuerzo, constancia. Esto es fruto de lo que he podido hacer durante estos años”.