7 agosto, 2018

Un grupo de estudiantes de Trabajo Social de la Universidad Autónoma de Chile construyó 30 refugios para perros abandonados, los que se fueron entregados a la Corporación Rescate de Mascotas Talca.

La idea partió de un proyecto presentado por el centro de alumnos de la carrera a la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE) de la casa de estudios superiores, que a través de su iniciativa Sello Voluntario incentiva a los jóvenes estudiantes a realizar intervenciones de carácter social.

De esta manera, los alumnos consideraron un apoyo relevante poder construir estas casas para animales abandonados y para ello tomaron contacto con la Corporación Rescate de Mascotas Talca para materializar un trabajo conjunto en este sentido.

“Esto nace de la preocupación de los estudiantes de la carrera por este fenómeno de los perros abandonados, que estudiamos junto con la corporación y llegamos a la conclusión de aportar con la construcción de estos hogares. Sabemos que en Talca hay un importante número de perros abandonados y desde ahí surgió esta preocupación y se desarrolló este proyecto para poder colaborar”, explicó el alumno de Trabajo Social, José Luis Bravo.

El estudiante destacó que en el proyecto trabajaron 20 compañeros y que un punto importante es que los refugios se construyeron con material reciclado que se obtuvo de ferreterías, barracas o talleres de publicidad.

Al respecto, la directora de Asuntos Estudiantiles de la universidad, Katherine Valenzuela, explicó que esta idea se enmarca en la presentación semestral de proyectos de autogestión estudiantil de Sello Voluntario. “A través de la Dirección de Asuntos Estudiantiles buscamos potenciar iniciativas de responsabilidad social que surjan de nuestros propios estudiantes y este es un ejemplo concreto”, subrayó Valenzuela.

Para la Corporación Rescate de Mascotas Talca el apoyo de los alumnos universitarios resulta clave para enfrentar la problemática de los perros abandonados en Talca. La voluntaria Catalina Arroyo indicó que por lo menos están recibiendo alrededor de cinco casos de abandono animal por día y que la corporación no cuenta en este momento con un refugio permanente para estos perros. “Los alumnos de Trabajo Social nos destinan a nosotros las casas para ponerlas en lugares específicos para ayudar a animales en situación de calle, y nos parece muy bien porque hay muchos animales que necesitan esta ayuda. En Talca hay demasiados perros que necesitan un hogar y nos encantaría como corporación que todos los animales tengan un hogar, pero lamentablemente es muy difícil hacerlo, entonces tener estas casas provisorias es muy bueno”, sostuvo Arroyo.

Los refugios para los perros, tal como se mencionó, son de material reciclado, hechos de madera y recubiertos con telas de PVC, de manera que su traslado resulta menos complicado. Los puntos donde se dispondrán estas casas serán definidos por la propia corporación.