13 septiembre, 2018

Cómo se hace un trasplante, un juicio oral y los programas computacionales, fueron algunas de las profesiones que escolares de distintos establecimientos de Santiago conocieron durante su visita a Kidzania.

Aprender haciendo, de una forma lúdica, es la dinámica que inspira a esta ‘mini ciudad’ ubicada en el corazón de Las Condes.

La idea es que todos los conocimientos, habilidades y experiencias las conversen con sus profesores de vuelta en la sala de clases.

Guiados por estudiantes de distintas carreras que imparte la Universidad Autónoma de Chile, los niños y jóvenes conocieron el trabajo de ingenieros, nutricionistas, abogados, cirujano dentistas y profesores de Educación Física, entre otras entretenidas actividades.

“En Cirugía enseñamos cómo hacer un trasplante de pulmón”, dijo Florencia Venegas, alumna de Medicina. “También les mostramos la sección de pediatría y el cuidado de los recién nacidos, y en traumatología les explicamos cómo se ponen los yesos”.

“Lo que más les llamó la atención fue cirugía, porque es bastante realista. Simulamos un paro cardiorrespiratorio y les enseñé a usar un desfibrilador”.

Maximiliano González, estudiante de Ingeniería Civil Informática, estuvo en el módulo VG Designers enseñando a desarrollar su propio videojuego.

“De verdad que vimos mucho interés en los niños por esta profesión, que es muy moderna y a la que ellos, sin saberlo, están siempre vinculados porque son usuarios frecuentes de estos softwares”.

Lo importante, aseguró, es que comprendieron no solamente su estructura básica y funcionamiento, sino también que son capaces de desarrollar todas sus capacidades para convertirse en verdaderos profesionales de la computación y la informática.

Siempre acompañados de sus docentes, los escolares vivieron durante toda una mañana la experiencia de contextualizar lo que han aprendido y conectarse con el mundo real desde esa vereda.

Para Juan Reyes, profesor de Lenguaje y Comunicación del Colegio Arcángel de Pedro Aguirre Cerda, “es fundamental sacarlos del aula y traerlos a espacios de este tipo, que les permiten ampliar sus perspectivas y prepararse para su futuro cercano”.

En Kidzania, el juego es una exitosa manera de lograr que los niños desarrollen una actitud positiva para aprender, además acompaña el proceso de maduración intelectual, física y emocional de cada niño.