1 febrero, 2019

La acreditación deja de ser voluntaria. Así lo establece la nueva ley de educación superior que entró en vigor en mayo pasado, cambiando el Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad su foco hacia el nivel de desarrollo de las instituciones y sus resultados, es decir, centra la atención en el cumplimiento de criterios y estándares de calidad, referidos a recursos, procesos y resultados; así como también al análisis de los mecanismos internos.

Como resultado natural de ese entorno más desafiante y de nuestra maduración institucional, la Universidad Autónoma de Chile ha replanteado su enfoque de evaluación con fines de acreditación para dar paso a una nueva Vicerrectoría de Aseguramiento de la Calidad.

Con ello se quiere fortalecer la cultura de la calidad permanente y transversal a toda la Universidad, a través de la implementación de políticas y mecanismos de autorregulación cada vez más profundos y complejos.

“El foco de la educación superior hoy es la búsqueda una cultura de calidad, desplegada en todo el quehacer institucional y en cada unidad y nivel de nuestra institución. Hemos trabajado durante todo el 2018 en el diseño de un sistema interno de aseguramiento de la calidad, que permita instalar estándares de calidad que nos permitan ser más competitivos tanto a nivel nacional e internacional”, señala el vicerrector, Hernán Viguera.

El desafío del nuevo enfoque de aseguramiento de la calidad implica el compromiso de todos quienes forman parte de la Universidad Autónoma de Chile, es una apuesta por un salto hacia la excelencia.

Conoce lo que va del proceso aquí: