9 febrero, 2018

¿Tiene sentido el conocimiento por el conocimiento? No. El saber adquirido por una persona cobra razón cuando tiene impacto en su vida y entorno. Por ello la Universidad Autónoma de Chile incorpora como eje principal de su gestión institucional el concepto de Responsabilidad Social Universitaria (RSU) para la formación de profesionales competentes y socialmente responsables.

Pero la aplicación de esta política no es de carácter filantrópico o de asistencialismo y tampoco queda remitida a las actividades de extensión de la casa de estudios superiores. La RSU es uno de los soportes basales de las 29 carreras que se imparten, de la gestión, docencia e investigación. Y convoca a todos los miembros de la comunidad universitaria: Directivos, administrativos, docentes y estudiantes, dado que la RSU es una política de gestión que permite crear coherencia entre la misión institucional y la práctica cotidiana de la comunidad universitaria, concretando los propósitos éticos tanto para la academia como para la administración central.

Pilares de la RSU

El modelo de gestión de la Responsabilidad Social Universitaria implementada por la Autónoma se sostiene en cinco pilares:

1.- Formación académica: voluntariado profesional o disciplinar, A+S, Cursos RSU

2.- Participación: colaboración ONGs, voluntariado, escuela de formación de voluntarios, feria RSU, campañas (de sangre, navidad, ayuda catástrofes, etc.), semana universitaria, eje enclusión: emprende inclusivo, capacitación y apoyo empresas B.

3.- Gestión Ambiental: Reciclaje papel y gestión de residuos electrónicos

4.- Gestión conocimiento: investigación RSU en comunidad, tesis de grado

5.- Laboral: inclusión

Se espera a futuro poder implementar en cada uno de los pilares los ítems que se pueden observar en el recuadro:

Cultura del trabajo colectivo A+S

La Universidad Autónoma también ha incorporado la RSU en su modelo educativo a través de estrategias metodológicas como Aprendizaje y Servicio (A+S), sobre la base de una pedagogía colaborativa, donde los participantes aprenden a trabajar en necesidades reales del entorno con la finalidad de mejorarlo, como es el caso de la asesoría y apoyo a microemprendendores.

El A+S en la Universidad Autónoma de Chile se puede definir como una actividad o programa de servicio solidario protagonizado por los estudiantes, orientado a atender eficazmente necesidades de una comunidad y planificada en forma integrada con los contenidos curriculares en función de optimizar los aprendizajes.

De este modo, los estudiantes logran analizar y comprender el significado de la Responsabilidad Social como un aspecto importante de su formación profesional, al conocerá de forma vivencial las problemáticas sociales, la dignidad de la persona humana y las fragilidades sociales, formándose de este modo un juicio crítico personal y profesional de la realidad en la cual está inserto.

El sistema educativo ha cambiado conforme a las demandas de la sociedad. El traspaso de información de docente a alumno es insuficiente. Se requiere que el aprendiz interactué con la comunidad, ya que muchas veces entre el pizarrón y la vida real hay un abismo de ilusiones y buenos deseos.

La metodología Aprendizaje y Servicio trata de romper con la cultura del trabajo aislado, llevándolo hacia la cultura del trabajo colectivo. En este sentido, la Universidad no sólo enseña y divulga hacia la comunidad, sino también aprende de ella.

La Universidad Autónoma trabaja en conjunto con una amplia red de organizaciones no gubernamentales a partir de las cuales se han materializado 35 convenios de colaboración, presentándose como uno de los programas de mayor fuerza en el país, incluyendo el voluntariado general, profesional, internacional y corporativo.

¿Hacia dónde debemos avanzar? Para la Coordinadora RSU de la U. Autónoma, Lispeth Cofré, Se debe comprender que la Responsabilidad Social Universitaria “es un modelo de gestión que no se agota en la acción social ni en el A+S, ni en el emprendiendo e invocación social etc. Y que estas acciones no son un fin en sí mismo, sino que todas aportan a la construcción de una mejor universidad y un mejor perfil de egreso de profesionales que podrán aportar de manera más consiente ética, social y ambientalmente a su país”.