23 enero, 2018

“Una universidad sólo tiene permanencia en el tiempo en la medida que aporte permanentemente a ser más universidad y eso se logra ofreciendo más calidad”, fueron las palabras del rector de la Universidad Autónoma de Chile, Dr. Teodoro Ribera, durante la jornada de trabajo con la que se dio inicio al proceso interno de autoevaluación en pro de la reacreditación y paralelamente en busca de la acreditación ante una agencia Norteamericana.

La reunión, en la que participaron las máximas autoridades de la casa de estudios, vicedecanos, directores de carrera, equipos de gestión y administrativos, se replicará en Talca y también en Santiago. La idea es organizar el arduo trabajo, abarcar todas las áreas que este proceso requiere, sin improvisaciones y avanzar como comunidad hacia éxito.

En la ocasión, el rector recordó que la Universidad Autónoma fue acredita por cuatro años, en el año 2015. No sólo en las áreas obligatorias de Docencia y Pregrado, y Gestión Institucional, sino también en áreas mucho más complejas que son Vinculación con el Medio e Investigación.

“Hoy estamos iniciando un nuevo proceso de acreditación interno, de autoevaluación y no sólo mirando la acreditación ante el organismo nacional, que es la Comisión Nacional de Acreditación, sino que también integrando elementos para acreditar a la Universidad Autónoma de Chile internacionalmente ante una agencia norteamericana (Northwest Commission on Colleges and Universities, NWCCU)”, puntualizó.

A su juicio, la acreditación en Chile y en Norteamérica es un mejor resultado, ya que incorpora nuevos elementos, especialmente en materia de calidad. “Y estoy seguro que ello va a contribuir tanto a  fortalecer la calidad de la Autónoma como también a mejorar nuestra capacidad de gestión, nacional e internacional”, dijo enfático.

Al respecto, el prorrector de la casa de estudios, Dr. Juan Enrique Froemel, señaló que la idea es unir ambas acreditaciones –ante el CNA y NWCCU- en un solo proceso, aun cuando sean independientes y valoró el hecho que la certificación internacional sea ante una agencia norteamericana.

“El hecho de acreditarnos en Estados Unidos -que no es lo mismo que una acreditación internacional- supone que vale en todo el mundo, por la proyección que tiene este país”, sostuvo.

Agregó que esta acreditación norteamericana implica una mentalidad de mejoramiento que no necesariamente hace la nacional. Señaló como ejemplo, que al revés de la chilena, más que cumplir con ciertos criterios, la acreditación de Estados Unidos enseña a la universidad cuál es el camino para cumplir con esos criterios, favoreciendo principalmente a los estudiantes.

“La acreditación norteamericana, a diferencia de la chilena, centra el resultado del proceso en los resultados de aprendizaje de los estudiantes. Si los estudiantes realmente se forman como profesionales, la universidad está bien; si los estudiantes obtienen credenciales que no necesariamente corresponden con que tengan un desempeño profesional de buena calidad, la universidad no se acredita. En otras palabras: si tenemos médicos que son capaces de curar, nos acreditan y si tenemos estudiantes de medicina con muy buenas notas, no necesariamente nos acreditan”, detalló.

También se refirió a este proceso el presidente ejecutivo de la Junta Directiva de la Universidad Autónoma de Chile, José Antonio Galilea, quien destacó que esta casa de estudios, como todas las universidades, vive un proceso de mejora permanente, donde la calidad es fundamental.

“El hecho de iniciar nuevamente este proceso constituye para la Autónoma un desafío importante, porque de algún modo, toda la institucionalidad se vuelca en esta tarea de acreditarnos en la mayor cantidad de áreas posibles y por la mayor cantidad de años posibles”, enfatizó.

Según señaló, lo más importante -más allá de constituirse eso mismo en una meta-, es que la universidad tiene la oportunidad de hacer una mirada retrospectiva, hacerse un autoanálisis, una autocrítica, y a partir de ello plantearse los desafíos del futuro y hacer todo cuanto esté a su alcance por mejorar día a día, para entregar una educación de mejor calidad”, concluyó.