26 Enero, 2017

Tres pelucas entregó el Núcleo de Investigación de Trabajo Social de la Universidad Autónoma, al recién inaugurado Banco de Pelucas del Hospital Hernán Henríquez Aravena en Temuco.

Se trata del resultado de la campaña “Un pelito de amor” que se realizó en julio de este año, ocasión en que peluqueros de Temuco que se sumaron a la iniciativa se instalaron en distintos sectores de la ciudad a cortar el cabello a quienes quisieran donar su pelo para elaborar luego pelucas que se entregarían a niños enfermos de cáncer.

Así, fueron más de 200 las personas que voluntariamente acudieron al llamado, lo que permitió al estilista, Diego Barranco, elaborar las tres piezas que ahora se convertirán en una ayuda para personas como Cristina Labra, funcionaria de Hospital Regional que tuvo la oportunidad de usar una peluca para paliar en parte el impacto que provocó en ella el tratamiento para combatir un cáncer linfático.

“Por mi patología tuve que ocupar el banco de pelucas y realmente es muy significativo para todos quienes en algún momento lo necesitamos. Es una muy buena iniciativa de parte del grupo humano, porque todo lo que pueda venir en colaboración es esencial para la autoestima. La pérdida del cabello es una experiencia traumática”, dijo.

Coincidió con ella Mónica Ottinger, enfermera de Oncología del Hospital, quien destacó que especialmente para las mujeres, esta parte del proceso es complejo.

“Es una patología compleja en la que se ve un desmedro en aspectos emocionales, sociales y laborales. Y para la mujer el impacto de la caída del cabello es alto, porque es de su femineidad”, señaló, junto con agradecer a la Autónoma por el apoyo.

En este contexto, Evelyn Reyes, académica y coordinadora del Núcleo de Trabajo Social y Salud de la casa de estudios, dijo que la idea es seguir trabajando en conjunto con el hospital, tanto en esta iniciativa como en otras que contribuyan al proceso que enfrentan los enfermos oncológicos.

Incluso, según explicó el vicerrector de la U. Autónoma, Emilio Guerra, se está elaborando un convenio con el centro asistencial para seguir con la campaña “Un pelito de amor”, que comenzó como una proyecto postulado y seleccionado en el concurso de “Proyectos Sello Voluntario” que posee la universidad y que tiene como objetivo financiar iniciativas que nacen desde el estudiantado.

“Desde hace tiempo la universidad se vincula con el hospital a través de las carreras de Trabajo Social y Psicología, porque tenemos un compromiso con la comunidad y especialmente con los grupos más vulnerables, como son quienes padecen de cáncer. En este caso –la entrega de pelucas- nos permite acercarnos al fenómeno de una forma distinta, desde lo que tiene que ver con todo lo que es complementario al tratamiento al que se someten las personas con problemas oncológicos. Este proyecto fue un plan piloto que dio resultado y ahora hay que fortalecerlo”, enfatizó la autoridad universitaria.