14 Julio, 2017

Importantes conclusiones que apuntan a la necesidad de trabajar con los hombres que ejercen violencia de género hacia la mujer, para que asuman la responsabilidad de la misma y no la externalicen atribuyéndola, por ejemplo, al consumo de alcohol y drogas, fueron las obtenidas por el Doctor en Sociología e investigador de la Universidad Autónoma de Chile, Juan Carlos Peña, quien con la colaboración de Loreto Arias, realizó una investigación destinada a conocer la situación de VIF en La Araucanía.

Se trata de estudio “Caracterización masculina en las comunas con mayor número de denuncia por VIF en la región de La Araucanía” -financiada por el Fondo de Investigación de la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado 60-2015-, que contempló la aplicación de encuestas entre finales de 2015 y principio de 2016, en Lumaco, Chol Chol y Puerto Saavedra.

El Dr. Peña explicó que la idea fue conocer la situación de violencia de género en la región y para tales efectos seleccionaron aquellas comunas que en 2014 registraban el mayor número de denuncias, proporcional a la población. “Porque si lo hacíamos sobre la base solo del número de denuncias, estas eran Temuco, Padre Las Casas y Villarrica”, señaló.

Participaron solo hombres y el trabajo se realizó vinculando el tema con los valores masculinos. Esto permitió conocer cómo los hombres entendían la concepción de masculinidad, cómo entendían sus relaciones de pareja, cómo concebían el ser hombres y tener pareja.

La investigación permitió concluir, entre otros puntos, que el hombre mapuche es menos machista y violento que el no mapuche, y que los jóvenes son más democráticos que los adultos de 30 años o más. Según el investigador, las variables pobreza, ruralidad u otro tipo de violencia (robos, hurtos, etcétera) fueron consideradas antes de aplicar el instrumento de medición, pero no eran significativas.

“Pero uno de los resultados más relevantes es la externalización de la responsabilidad respecto de la violencia de género. En ningún momento se asume como propia, como parte del sujeto, O sea, no es responsabilidad de él, sino de otro, ya sea alcohol, drogas o algún problema de salud, básicamente psicológico”, señaló el investigador de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades.

Respecto del aporte de la investigación, Peña sostuvo que “la idea es empezar a discutir que la responsabilidad es nuestra, como hombres; que por ejemplo, el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género -si bien hace una labor importante desde el punto de vista de la prevención o acogiendo a las mujeres que sufren o son víctimas de violencia de género-, no cuenta con los recursos o no alcanza para cubrir tantos aspectos. No existe una política pública, el Estado es muy débil como para poder intervenir. Lo que pretendemos con este estudio, es que de alguna forma se hable directamente que la responsabilidad es de los hombres”, concluyó.