9 agosto, 2017

Cómo romper el círculo de la pobreza y superar la vulneración de derechos infantiles, es una de las interrogantes que cada día se realiza el Centro Educacional Escritores de Chile de Recoleta (ex escuela D Nº136). Hoy, gracias al proyecto Centro de Atención Tutorial Integral (CATI), impulsado por el municipio, los profesores dedican un 70% de su tiempo a ayudar a los niños, sus familias y a generar redes de contactos.

Así se formó la alianza con la carrera de Psicología de la Universidad Autónoma de Chile en Santiago, donde los alumnos de cuarto año fueron invitados a aportar.

Paola Luna, una de las estudiantes que participa en la iniciativa, explicó que “la idea es realizar talleres con los niños y entregarles todas las herramientas para que ellos sean mejores personas. Incorporaremos formas interactivas para dejarles una enseñanza”.

Para el director del establecimiento, José Rojas, “contar con esta institución nos llega del cielo. Nosotros queremos entregarle al país una escuela efectiva y la Universidad Autónoma nos abrió las puertas para lograrlo”.

La carrera, por su parte, también cuenta con un proyecto de intervención en establecimientos municipales, que se enmarca en una estrategia pedagógica, curricular y de vinculación con el medio. Para la directora del área, Jéssica Morales, “el objetivo es levantar necesidades en instituciones como ésta y realizar un trabajo en conjunto”.