10 noviembre, 2017

Hace más de 10 años, Verónica Olivares se hizo por última vez un examen a los oídos. Pero cuando hace pocos días sus amigas del taller de baile le dijeron que al parecer tenía problemas para escuchar, decidió volver al especialista.

Y en eso estaba, cuando el Departamento de Adulto Mayor de la municipalidad de Providencia le ofreció inscribirse, sin costo, en el operativo fonoaudiológico de la Universidad Autónoma de Chile.

“La última vez que me hice una audiometría clínica fue el 2005 porque sentí que oía menos, y por distintas razones nunca más lo repetí”, dijo a la salida de uno de los laboratorios de esa carrera en el campus Providencia. “Me hicieron un examen de audiometría súper bueno y nada de invasivo”.

Se fue muy tranquila porque pensó que efectivamente tenía alguna patología y finalmente no fue así. “De hecho, mi oído está estupendo”.

Como ella, muchas personas de la tercera edad no se hacen esos exámenes; por falta de recursos, de tiempo o hasta de información. Por eso, Verónica aseguró que “este servicio que ofrece la universidad es muy valioso para todos nosotros”.

En el marco de sus diversas iniciativas de vinculación con el medio, docentes y estudiantes de tercer y cuarto año de Fonoaudiología realizaron una completa evaluación auditiva a casi 30 vecinos derivados por el municipio.

“Tal como declara nuestro perfil de egreso, los estudiantes son capaces de trabajar en todos los componentes de la comunicación humana,”, explicó el profesor Gabriel Di Giovanni. “En ese sentido, la audición es una parte fundamental y de responsabilidad del fonoaudiólogo a nivel de salud pública”.

Pusieron en práctica sus conocimientos, habilidades y destrezas específicamente en la evaluación e intervención de la audición.

El académico recordó que los cupos disponibles para el operativo se llenaron el primer día que comenzó su difusión, lo que da cuenta de la alta demanda por atención fonoaudiológica en particular entre los adultos mayores.