21 septiembre, 2017

Las alergias son enfermedades que pueden interferir en nuestras actividades de la vida cotidiana, como el trabajo, la escuela o la diversión. También pueden desencadenar o empeorar el asma y causar otros problemas de salud, tales como sinusitis e infecciones del oído en los niños.

A nivel mundial, el porcentaje de población alérgica se estima entre un 20 y 30 por ciento, cifra no menor, que ha ido aumentado en forma exponencial en las últimas décadas, siendo la población escolar una de las más afectadas.

Por otro lado, 7 de cada 10 alérgicos tiene antecedentes hereditarios, es decir, un familiar cercano que padece el cuadro y la mayoría desarrolla la enfermedad durante la infancia o la juventud.

Nelly Prado, directora de la Carrera de Enfermería de la Universidad Autónoma de Chile en Temuco, explicó que si bien existe un tipo de alergia llamada “Persistente o Perenne”, que se refiere a la reacción a inhalantes intrahogar, existe una alergia exclusivamente “Estacional o Primaveral”, algo menos frecuente, pero con sintomatología evidente.

“Entre sus manifestaciones destacan el prurito ocular o sensación de picor en los ojos, secreción nasal serosa abundante, crisis de estornudos, prurito nasal, faríngeo y tos, entre otros”, acotó la profesional.

Según señaló la profesional, “hay congestión nasal, rinorrea, tos y obstrucción bronquial. Además hay que realizar examen físico, en que destaca la observación de algunos estigmas alérgicos, pudiendo complementarse con algunos exámenes de laboratorio como test cutáneo o prick test”.

No obstante, dijo que si bien las molestias que pueden llegar a producir las alergias son bastante conocidas, existen alternativas que ayudan a proteger la calidad de vida, especialmente en las semanas que se aproximan.

El tratamiento consta de medidas generales y manejo farmacológico: primero, evitar el contacto con el alérgeno. En la alergia persistente, es importante un aseo riguroso, ventilación de las habitaciones, aspirado diario y pasar paños húmedos en los muebles. Atención con mascotas, alfombras y peluches, recomienda la profesional.

En la alergia primaveral, las medidas generales son menos eficaces. De todos modos se recomienda abrir las ventanas para ventilar sólo un momento por las mañanas y, en lo posible, circular en el auto con ventanas cerradas.

Es importante destacar que nada reemplaza un buen tratamiento médico farmacológico, indicado por un profesional competente, ya sea un médico broncopulmonar, pediatra u otorrino.

Asimismo, es importante considerar que quienes sufren de alergias moderadas o graves deberían haber comenzado a tomar antihistamínicos en los meses de julio y agosto, para llegar a la primavera menos sensible a los alérgenos.

Lo fundamental, entonces, primero que todo es identificar a qué somos alérgicos y luego, tomar las medidas terapéuticas correspondientes.